Mi pobre angelito

Si deseas leer éste artículo te invito a mi nuevo blog: CRIANZA A LA ANTIGUA PARA LOS NIÑOS DEL FUTURO

Anuncios

10 pensamientos en “Mi pobre angelito

  1. Que excelentísima nota, me encanto, realmente clara, realista y practica, coincido completamente con la idea, creo que muchas veces los padres nos rehusamos a disciplinar a los hijos por comodidad, para no meternos en problemas y desgastarnos, pero cuando lo hacemos aunque nos cuesta mas que dejarlos hacer lo que quieren a la larga estaremos preparando un camino donde será mas fácil convivir con ellos, cuando finalmente hayan abrazado la disciplina y obediencia de la casa para poder vivir todos en armonía, mi hijo mayor tiene 2 años 5 meses y aunque es pequeño he podido vvivir esta realidad cuando lo dejo hacer lo que quiere después me meto en problemas porque va adoptando el mal habito y cuando lo disciplino es hermoso ver como el disfruta del orden, me encanta que ahora el solito pide que le lave sus dientes y sus manos y me pide que apague la luz cuando lo dejo listo para dormir

    • Si Cynthia, y algo que es inevitable es precisamente el desgaste con los demás hijos. ¡Al primero le toca todo! la energía la disciplina aveces hasta de más. Pero con los siguientes nos vamos ablandando. Yo dije que a mí no me iba a pasar, y tengo que reconocer que aveces si me pasa. Me tengo que poner a pensar ¿ésto se lo hubiera permitido a Nicole? (la mayor)
      Aprobecha que tus niños están pequeñitos, y vas a ir viendo cómo al paso de los años, todo lo que les enseñas va tomando forma después. A lo mejor ahorita lo tienes que hacer por “fe”, pero te aseguro que TODO LO QUE SIEMBRES EN ELLOS LO VAS A COSECHAR . Yo ahorita lo estoy viviendo con la mayor. ya tiene 7 años, y hemos visto definitivamente que todo lo que hicimos con ella, valió la pena. Aunque no fue nada fácil, y todavía queda la edad más temida: la adolesencia!..pero es increíble ver cómo lo que haces con ellos de pequeños, tiene tanto peso unos añitos después 😉

  2. Me encanto!!!! super claro y sobree todo cierto, tengo a dos sobrinos viviendo en casa con migoo (uno de 7 y uno de 2.5) y creeme que el haber leeido esto me a hecho aprender y captar muchas cosas!:| ya que eso es algo con lo que mas vatallamoos con amboss!!!
    Graciiiias y felicidadees agaain Diana!!:D

  3. Muy acertada Diana, gracias por ayudarme a no sentirme mal jaja, es increible que cuando disciplinas a tus hijos te sientes la madre más mala del mundo, pero tienes razón, debemos ponerles límites y reglas…felicidades muy buenos consejos 🙂

    • Gracias Jessica. “No olvides que el padre que ama a su hijo, es el que lo disciplina.”… ” Y ninguna disciplina al tiempo presente parece ser causa de gozo , sino de tristeza, pero con el tiempo dará fruto apacible”…Puede que ahorita sea un sacrificio, pero a la larga verás los resultados. Aveces debemos desechar lo que nos enseñaron a nosotros, o la forma en que nos educaron (o mal educaron) para hacer las cosas diferentes y mejores con nuestros niños.

      Un saludo a tí y a tu familia 😉

  4. Estoy de acuerdo en poner reglas y límites, es necesario para que puedan convivir en sociedad y crecer en armonía. Pero por qué no explicarles el por qué de las reglas, son seres humanos con una capacidad de asimilación impresionante, si les explicas, entienden. Hablas de “niños fáciles” y “niños difíciles” ¿no es admirable un adulto con voluntad de hierro que no se doblega ante los demás? ¿por qué en un niño es algo “malo”? Creo que debemos evitar las etiquetas y pensar en cada ser humano como único e irrepetible, todos somos diferentes, reaccionamos diferente, pensamos diferente y respondemos diferente ante cada situación. No se trata simplemente de imponer reglas si no de estar seguros que entendieron la razón de esa regla, y no son sermones, son conversaciones en las que aclaras las dudas de tus hijos, escucha su punto de vista.
    De lo contrario estaremos criando futuros adultos que sólo responden a estímulos externos (esos que no se estacionan en línea amarilla sólo para que no los multen y no para no obstaculizar el paso de los demás autos).
    No tratemos a los niños como seres inferiores, son pequeños y necesitan nuestra guía, nuestra ayuda y amor. Eduquemos con el corazón y con el ejemplo.

    • En tener conversaciones yo siempre lo he propuesto, y lo practico muchísimo con mi hija de 8 años, y estoy también de acuerdo en explicarles las cosas a edades tempranas, también lo practico bastante con mis niños desde muy pequeños, lo que no me parece y a lo que me refiero es que se les de largas explicaciones de las reglas que se imponen. Es casi como si quisiéramos justificarnos como padres para hacer valer nuestra autoridad. He visto mamas y tías, etc, explicándole a un niño de dos años por qué no debe un niño pegar. Entre el año y los 2 años de edad el niño que pega lo hace para probar límites. Es mucho más efectivo y sencillo decirle simplemente un no firme, que tratar de explicarle que “el respeto al derecho ajeno es la paz” y si no obedece entonces debemos actuar. Si no se castiga ni corrige al niño podemos esperar que tome el control y la autoridad y nosotros tengamos que someternos a sus deseos y caprichos. A medida que van creciendo (como ya lo he mencionado en otro post) claro que debemos irle explicando por qué es o no deseable cierta acción, pero no solamente explicarle, sino corregirle y dejarle ver las consecuencias de sus actos. Debemos ser coherentes y tener sentido común para saber que cosas son discutibles y cuales no, y adaptarnos a la edad y nivel de comprensión de nuestros hijos. Hasta el día de hoy mi hija de 8 años experimenta las consecuencias si se pasa de la raya y me aseguraré de que sea así hasta que deje este hogar. He visto cómo muchos niños pisotean las excusas que inventan sus papás para tratar de evitar que hagan ciertas cosas. Cuando los niños saben que sus papás les darán un sermón pero no harán nada mas que eso, podemos esperar cualquier cosa menos obediencia.

      Hablo de niños fáciles y niños difíciles y la verdad en este sentido me tienen sin cuidado las famosas “etiquetas”. No creo que se trate de algo así. El negar que existen niños fáciles y niños difíciles serían tan absurdo como decir que “todos los niños nacen blancos”(por dar un ejemplo) es obvio que todos son diferentes, únicos, y maravillosos. Me malentiendes al decir que estoy “etiquetando de malos a los niños difíciles” …¡yo tengo tres! y es maravilloso ver lo persistentes que son, por supuesto que les da ventaja el serlo en muchas áreas, pero tampoco vamos a negar que cuesta muchísimo más moldear el carácter de éstos niños e implementar reglas y esperar que las cumplan, en comparación de aquellos a quienes les gusta complacer a mamá y a papá por naturaleza quienes evitan a toda costa las confrontaciones.

      No se trata de tratar a los niños como seres inferiores (que terrible) pero tampoco debemos permitir que ellos nos traten a nosotros como seres inferiores, y parece que es la moda que el niño sea el rey del hogar y tome las decisiones por la familia. Muchas veces hay que permitirles participar el la toma de las decisiones pero muchas otras deben de quedar a juicio de los padres, quienes deben seguir siendo la autoridad del hogar, esto no significa minimizarlos a ellos, significa vivir en coherencia con ellos, quienes “son pequeños y necesitan nuestra guía ayuda y amor” como tú lo has dicho, pero quienes aún carecen del criterio y experiencia para tomar las mejores decisiones y hacer sabiamente lo que más les conviene. A eso me refiero. espero que me hayas entendido. ¡¡saludos!! =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s